Volver al contenido principal

La Historia de Río Perdido

Somos aventureros de corazón. La exploración es una gran importante de lo que somos. Cuando descubrimos las llanuras de San Bernardo en nuestro país natal Costa Rica quedamos absolutamente cautivados. ¿Cómo pudimos habernos perdido de esta gema de destino? Parados en la parte superior de una península elevada formada por dos cañones convergentes, nos maravillamos de la belleza que se presentaba ante nosotros. Nació un sueño al momento de observar donde las frías aguas del Río Blanco se encontraban con las cálidas aguas del Río Perdido. Nuestra visión se materializó con la culminación del Hotel Río Perdido. Estamos emocionados de poder compartirla con usted. 

Donde sostenibilidad y belleza se unen

Resulta que la mayoría de los residentes del Cantón de Bagaces nunca habían visto este maravilloso lugar. El puente que previamente lo había conectado con las áreas más populosas del cantón y con el sistema federal vial se había caído años atrás. El puente nunca se reemplazó, dejando a las tierras del cañón desconectadas y escondidas para el público. 

Una exploración adicional descubrió pequeñas piezas de cerámica rota en la superficie o en el subsuelo del terreno. Con la ayuda de los curadores del Museo Nacional de Costa Rica, categorizamos estas piezas como auténticos artefactos chorotega que datan de cientos de años. Los Chorotega fueron uno de ocho grupos étnicos indígenas que habitaban Costa Rica cuando los europeos llegaron hace 500 años. Nos dimos cuenta de que este imponente escenario fue un importante lugar de reunión que disfrutaba esta antigua civilización. 

En las áreas rocosas más altas existe un único y bello ecosistema de "bosque pigmeo". No obstante, dentro de los cañones pueden encontrarse especies completamente distintas de flora. Estos robustos árboles cuentan una fuente de agua mineralizada durante todo el año y crecen casi tan alto como el propio cañón. Cuando todo el follaje es denso y verde en la temporada lluviosa, el cañón serpenteante prácticamente desaparece de la vista. Incluso un pájaro volando sobre el propio cañón podría no ver el río camuflado, de ahí su nombre, "Río Perdido". 

Podemos decir con orgullo que el 90% del equipo en este destino de clase mundial proviene de las poblaciones locales cercanas.  Participamos en festivales y eventos deportivos locales, desde rodeos hasta juegos de fútbol. Nuestros esfuerzos incluyen mejoras en la educación, el impulso al crecimiento económico y la protección del medio ambiente. Este es nuestro homenaje a quienes han dedicado su talento a volver este sueño realidad: El Hotel Río Perdido. Un fuerte sentido de pertenencia y de agradecimiento a nuestra comunidad nos ofrece la oportunidad de estimular la economía local a la vez que ofrecemos una auténtica experiencia para los huéspedes.

Volver arriba